Presidente de ASONAHORES dice Turísmo RD pierde velocidad y liderazgo

La República Dominicana  encabeza la recepción de turistas  en el Caribe,  con una participación individual del 21 por ciento del flujo de  toda la región; es decir, 4.2 millones de turistas de los 20.1 millones que llegaron a la zona  en el 2010.

Sin embargo, por primera vez en los últimos 25 años, RD comienza a mostrar una desaceleración de su crecimiento turístico. La llegada de turistas al destino dominicano en el 2010  fue  3.3%, mientras otros países de la región experimentaron tasas superiores,  como Jamaica 4.9%, México  4.4%, Cuba 4.2% y Puerto Rico  3.6%.

Estos datos fueron aportados por Julio Llibre, presidente de la Asociación de Hoteles y Turismo de la República Dominicana (Asonahores)   en el encuentro sobre el Turismo Dominicano, celebrado recientemente en Santo Domingo con los auspicios del Grupo Preferente, que encabeza el empresario periodístico español  Rafael Caballero.

Llibre presentó otro dato revelador. En los últimos cinco años la tasa de   crecimiento del turismo dominicano ha sido 14 por ciento, mientras que la economía global del país ha crecido  41%, es decir que la tendencia del sector es casi tres veces menor que la del conjunto de la economía.

Tras señalar que el turismo ha sido el sector más dinámico de la economía nacional durante  más de  dos décadas, Llibre consideró que  “algo no anda bien en el desempeño de este negocio y en su entorno, pues también sabemos que los índices de competitividad de esta  industria revelan perdidas en el posicionamiento que habíamos alcanzado”.

La falla está aquí

Según el  presidente de Asonahores, la caída del crecimiento turístico en relación con el crecimiento del resto de la economía del país, parece tener su explicación en factores propios de la República Dominicana, y no del contexto mundial.

En este sentido resaltó  que contrario a lo que acontece en RD, a nivel mundial el crecimiento del turismo ha sido  superior al crecimiento de la economía.

De acuerdo a sus explicaciones, mientras la economía global creció en el 2010  un  5.11%,  y se prevé 3.96% para el 2011, el crecimiento de los viajes fue  6.7% en el  2010 y se proyecta entre un 4 y 5% para el 2011.

En los últimos cinco años el turismo mundial creció  17.9%, destacándose las siguientes zonas: Oriente Medio  67%, África  40%, Asia y Pacifico  33%,  mientras que las Américas registró un crecimiento de 12.3% y República Dominicana 11.8%, de acuerdo a los datos de Llibre.

El presidente de Asonahores destacó  la  fuerte competencia internacional que existe  en el negocio turístico y los esfuerzos de países como  Brasil, Perú, Colombia,   Aruba, Bahamas, Barbados, Jamaica, México, Cuba, Costa Rica y Panamá, a nivel  inversiones, promoción y búsqueda de nuevos mercados.

Don Julio Llibre no lo puntualizó, pero eso es precisamente lo que no se está haciendo en la República Dominicana. Se podría decir que todo lo contrario.

Como dato  complementario hay que apuntar que en el 2003, a pesar de la crisis que afectó al Gobierno del presidente Hipólito Mejía por la quiebra de los bancos y  la caída del turismo en el contexto internacional, la llegada de turistas a RD creció 19.5% con relación al 2002 (el mayor crecimiento de toda América), según datos de la Guía Legal de turismo de la República Dominicana, de  Herrera & Pellerano,

La caída del presupuesto turístico

Es bueno recordar  que el porcentaje del presupuesto nacional  ejecutado por el Ministerio de Turismo se redujo de un 0.70 por ciento en el 2002,  a un 0.20 por ciento en el 2009, a pesar de que los ingresos generados por el sector en ese período pasaron de 2 mil 700  millones de dólares   a  4 mil millones, un incremento del 48%.

A propósito del proyecto de presupuesto del 2012, Asonahores se quejaba recientemente  -sin que nadie le hiciera caso-  que la partida asignada para el Ministerio de Turismo es exactamente la misma que la del 2005. Es decir que en los últimos siete años desde el Gobierno no se ha dado un solo paso hacia adelante para mejorar la asignación presupuestaria  al sector que según el propio ministro de Turismo, Francisco Javier García, es la locomotora que arrastra los demás renglones de la economía nacional.

En consecuencia se puede entender por qué el turismo dominicano pierde velocidad y liderazgo y por qué su crecimiento en los últimos cinco años es significativamente inferior al conjunto de la economía  dominicana. Y es que, al igual que la educación,  el turismo no forma parte de las  prioridades de la  administración del  presidente Leonel Fernández.