MUJERES-BENCINERAS-4

Con lo que le cuesta comprar alguno de los vehículos exóticos que se ven por las calles dominicanas, bien podría adquirir sin problemas un avión privado como el Cirrus Visión SF50 con capacidad para ocho pasajeros. Si usted lo dudó por un instante, permita que en las líneas siguientes le descifremos el misterio.

La lista de vehículos en República Dominicana llega casi a 3.4 millones de unidades, según datos a diciembre de 2014 de la Di­rección General de Impuestos Internos, registrando un incremento de casi 100% de 2005 a la fe­cha. Del total mencionado, al menos 741,583 son carros livianos y 332,788 son jeepetas (jeeps y camionetas). Sólo en 2014 ingresaron 24,496 autos nuevos y un total de 20,618jeepetas en la misma condición.

Si encuentra que esa cantidad es alta, no se asuste al saber que 96% de los vehículos registrados en el país tiene cinco años o más de fabricación. Por lo menos, 56% de los carros fue construido del año 2000 hacia atrás, con 41.8% de 2001 a 2013. Lo curioso es que en los vehí­culos de 2015 hay 1,859 carros y 2,658 jeepetas, es decir que a la hora de comprar un automóvil último modelo las personas se inclinan por los todote­rreno o los de mayor “referencia de éxito”.

Pero, ¿qué pasa cuando el auto no es de lujo, ni de­portivo, ni todoterreno, sino “exótico”? Al mencionar vehículos de lujo, de acuerdo con Enrique Fernández, presidente ejecutivo de la Asociación de Concesionarios de Fabricantes de Vehículos (Acofave), nos referimos a marcas como Mercedes Benz, BMW, Audi, Jaguar, Volvo, Infinity en el caso de la Nissan, Lexus para la Toyota y Cadillac para la marca General Motors.

“Los vehículos de lujo son los que presentan una calidad más alta que los demás; los deportivos son carros como Mustang y Ca­maro, cuyo interés es la potencia; los todoterreno son las jeepetas de doble tracción y las camione­tas; los exóticos son carros como Lamborghini, Ferrari, Rolls Royce, Bentley, Bugatti y otros, principal­mente europeos”, detalló.

El precio de un vehículo exótico en República Dominicana comienza en 160,000 dólares y supera el millón de dólares (mdd). Existen algunos casos como el Ferrari F12 Berlinetta, que puede costar hasta 400,000 dólares; el Ferrari 458 Spider cuyo precio oscila por los 257,000 dólares, o los Rolls Royce Phantom, cuyos precios van desde los 200,000 hasta los 400,000 dólares, dependiendo de la personalización.

Vale la pena sumar a la lis­ta el Porsche Carrera GT por 400,000 dólares; el Aston Martin Vantage V8 por unos 220,000 dólares; el Lamborghini Gallardo Superleg­gera que ronda los 200,000 dólares, o el de mayor precio registrado, el Enzo Ferrari, valorado en aproximada­mente 1.3 mdd, del cual solo se construyeron 399 en todo el mundo y es uno de los carros más deseados por los coleccionistas.

Jed Leceister Audi Q3 WhitePhotographer - Stan Papior Autocar Magazine Haymarket Publishing Mercedes Benz S350 Black Photographer - Stan Papior Chevrolet Camaro Black

¿Por qué alguien quisiera tener un vehículo tan caro en un país con inseguridad creciente? El experto automotriz Hugo Beras respon­de esta inquietud sin tapujos: “El dominicano es amante de los carros caros. Así como en Argentina es el vino, en Francia la moda y en Espa­ña el fútbol, en este país el dinero se gasta en carros de super lujo, deportivos o exóticos”.

Beras incluso se arriesga a decir que “aquí se mide el éxito y la pro­fesión de las personas por el carro en el que anda”. Si juzgamos por ese criterio, quizás el comunicador tenga razón. La mayoría de altos cargos públicos circula en jeepetasde lujo como Lexus, BMW, Cadi­llac, Land Cruiser último modelo, Mercedes y una que otra Infinity.

Tanto Hugo como Enrique coinciden en que los empresarios prefieren más los vehículos lujosos y de marcas con historial de éxito como las europeas o americanas. Para ser más específicos, si optan por un vehículo alto prefieren las camionetas norteamericanas como Ford o Chevrolet, mientras que para lo ligeros se inclinan por el viejo continente con BMW, Mercedes, Jaguar, Lexus, Porsche y otros.

Sin embargo, el empresario do­minicano al que se le conoce la lista de vehículos exóticos más larga es al publicista José (Dorín) Cabrera, de quien las reseñas periodísticas establecen que en su colección ha gastado más de 100 millones de pesos de República Dominicana (a un tipo de cambio de 45 pesos de RD por dólar), cifra que no sería tan alta si extra­polamos los precios anteriormente señalados.

El empresario Karim Abu Naba’a es el responsable del único Enzo que ha llegado a suelo do­minicano, además de tener en su lista otro auto de alta gama como es el Porsche Carrera GT y otros tantos vehículos.

También es conocido el caso del comunicador Cristian Casablanca con su Lamborghini Aventador valorado en 600,000 dólares, además de varios deportistas de Grandes Ligas como Hanley Ramírez que también tiene un Aventador, David Ortiz y su Lamborghini Murciélago, Aramis Ramírez con un Maserati, Francis­co Cordero con un Aston Martin y Rafael Furcal y su Bentley, entre otros.

project-cars-201533072830_1

Impuestos con bujías

Como en República Dominicana no se fabrican vehículos, todos deben importarse y ahí es donde el costo de la obra automotriz se dispara. La carga impositiva que debe pagarse ronda entre 37 y 57%, dependiendo de la fabricación del vehículo.

Imaginemos que en un viaje por Europa usted compró un BMW M6 Coupé del 2015 por 150,000 dólares, cuyo precio incluye pago por seguro de riesgos de importación y traslado hasta Santo Domingo. El vehículo ya llegó a Repú­blica Dominicana y está entusiasma­do por conducirlo, pero antes…

Aduanas hace una suma de todos sus gastos en importa­ción que se llama CIF (Cost, Insurance and Freight). Como su gasto total fue de 150,000 dólares, para sacarlo de Aduanas deberá pagar 18% de ITBIS (27,000 dólares) y otro 10% (15,000 dólares) porque su vehícu­lo no fue ensamblado en Estados Unidos o Centroamérica, que son las zonas libres de arancel por un tratado de libre comercio.

Después de que logra sacar su automóvil nuevo de Aduanas, debe dirigirse a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) para obtener su primera placa y pago por contaminación. Por la placa pagará 17% del costo del vehículo, que para este BMW M6 será de 25,000 dólares. Como este modelo es V8, deberá pagar 3% por emisión de CO2, lo que supone 4,500 dólares más.

Para ser más concretos, de los 150,000 dólares que le costó comprar el vehículo en Europa, con la suma de importación e impuestos locales usted terminará pagando unos 221,500 dólares y todavía no ha reco­rrido ni un metro en él. Extrapo­lando el dólar a pesos, se establece que por los 6.7 millones de pesos de República Dominicana (a un tipo de cambio de 45 pesos de RD por dólar) que le costó el vehículo deberá pagar 3,217,500 millones de pesos de República Dominicana (a un tipo de cambio de 45 pesos de RD por dólar) solo en impuestos.

Sin embargo, ese mismo vehí­culo comprado en suelo domini­cano cuesta 208,000 dólares. La única empresa que lo importa es Autoger­mánica, que es la dueña de la fran­quicia y de acuerdo con Kelvin Castro, representante de ventas de la compañía, agregó que el precio puede aumentar si el cliente exige personalización.

porche-911-gemballa-920-6

De acuerdo con el informe oficial de la DGII, la recau­dación total por concepto de vehículos de motor en 2014 fue de 8,337.3 millones de pesos de República Dominicana (a un tipo de cambio de 45 pesos de RD por dólar), superan­do a 2013 en 1,536.4 millones de pesos de República Dominicana (a un tipo de cambio de 45 pesos de RD por dólar).

El Departamento de Estudios Económicos y Tributarios de la DGII sustenta que el número de vehículos considerados de lujo en suelo quisqueyano ronda los 50,000 o quizás más.

Si después de conocer todos los detalles impositivos y de mante­nimiento se anima a comprar un vehículo exótico, procure cumplir con las condiciones de las empresas aseguradoras para tenerle un segu­ro premium de su automóvil y, por lo menos, tendrá resguardado su gasto en un país de muchos carros lujosos donde lo caro sale caro.