Las maletas de Omega

Todo inicia cuando una patrulla de la policía de Nueva York, detuvo el carro en que viajaba “El Fuerte”, en la calle Juan Pablo Duarte del alto Manhattan. Así esta bautizada en ese tramo la Saint Nicholas.

Un Ferrari rentado con algunos amigos del cantante, entre los que está Olivo, a quien Omega define como inseparable, quien le llevaba ropa a santo domingo y a quien le agradece. Olivo portaba una pequeña cuchilla y una porción no determinada de una sustancia presumiblemente narcótica.

La patrulla no arrestó a Omega, que pudo hacerlo si lo hubiese entendido necesario. El viaje del cantante a santo domingo al día siguiente y la forma en que fue sacado del aeropuerto ha desatado una controversia a todo lo ancho de la isla y en estados unidos.

Omega dice que tenía una cita en el consulado el día que llegó al país y si es así entonces se justifica la “rapidez” de su viaje.

Que lo buscaran en la rampa del aeropuerto, no es algo raro en nuestro país y más si se conoce como funciona el protocolo de dicho aeropuerto. Basta tener un poco de poder, dinero o ser artista, y el salón VIP o de embajadores estará a su servicio, y en ese servicio no se chequean maletas.

Para que entraran a buscarle en la rampa, tenía que haber una solicitud anterior, un permiso que no lo concedió el coronel o general que lo buscaba, si no alguien con esa autoridad para que se abrieran las puertas de acceso a esas áreas.

Con Omega, quien no las tiene todas consigo en los últimos tiempos y ha enfrentado algunos poderosos del país, sin querer sacarle las castañas del fuego, pues es un artista del medio, parece más una víctima que un victimario.

Dominicano News