Inspirado en el metal del cual adopta su nombre, este nightclub cobró vida a través del diseño arquitectónico e interiorista de François Frossard, quien lo dotó de la intimidad propia de un lounge y le infundió la contemporaneidad de los grandes clubñes internacionales.

Aunque en Hard Rock Hotel & Casino Punta Cana no son expertos en alquimia -ni nada que se le parezca-, la arquitectura y el interiorismo de su más reciente club nocturno, conocido local e internacionalmente como la ‘nueva joya del Caribe’, fue una aleación alusiva al metal precioso que confiere el nombre a esta discoteca: el oro.

El génesis de esta creación se remonta al momento en que el Moon Palace Resorts decidió trabajar junto al Hard Rock Hotel & Casino, inaugurando en este último un nightclub premium muy similar a los de Las Vegas, Nueva York o Miami. Para un proyecto de estas dimensiones pensaron de inmediato que la empresa MMG Nightlife, reconocida por su éxito en las discotecas estadounidenses LIV, Arkadia y LIV en Sun Life Stadium, era la mejor aliada por su manejo operativo y atención al cliente.

Luego entró en juego el trabajo del diseñador francés François Frossard, cuya firma no solo se destaca en los proyectos más famosos y vanguardistas del mundo, sino que aquí (en Punta Cana) se dejó impregnar de la sensualidad de República Dominicana. Así, el también director y presidente de la Escuela de Diseño FFD (en Miami) dotó a la discoteca Oro de un toque de diseño premium, respetando la esencia de la marca Hard Rock, e implementando su peculiar estilo interiorista al prodigarle mística, romanticismo, glamour y drama.

Los 14,000 pies cuadrados de Oro Nightclub están distribuidos en dos niveles y cuentan con un mezzanine, un DJ Booth, un total de 37 mesas VIP y tres bares. En apenas un año, esta infraestructura fue equipada con el -mundialmente galardonado- sistema de sonido ‘Funktion One’ y con un sistema inteligente de luces de 171 cabezas móviles; también fue provista de un inmenso muro de LED compuesto por 300 pantallas y de un sistema de enfriamiento kryogenifex (que refresca el local en siete segundos).

Un proyecto ‘de oro’

El diseño de este centro de entretenimiento se cimenta en una particular mezcla de elementos. Rayas, flores, columnas provistas de iluminación, paredes camaleónicas que mimetizan los colores; así como mesas ovaladas y vanguardistas, y diferentes estilos de empapelados que simulan texturas reales, hacen de este un lugar único.

Si de materiales implementados se trata, no pueden dejar de mencionarse: la fibra de vidrio del balcón en el mezzanine, las pieles de sus muebles fabricados en Miami; los empapelados en columnas y paramentos, los espejos en las entradas y las losas de cristal, tanto en las paredes de las escaleras del mezzanine como en las de la entrada al bar.

La discoteca Oro también exhibe en sus entrañas una atrevida paleta cromática: negra, blanca, gris, morada, plateada y, sobre todo, dorada. En este ambiente multicolor incide, asimismo, el sistema de luces a cargo del ingeniero Steve Lieberman (ganador de un sinnúmero de premios en su área), que incluye la iluminación del suelo de la pista de baile, las paredes, las escaleras y las columnas del local.

Si bien es cierto que esta discoteca abrió sus puertas al público no hace mucho, también lo es que personalidades de renombre mundial ya la han visitado, comparándola desde ya con grandes clubes internacionales y destacándolo como un enclave dominicano que ‘vale oro’.