Medina y Mejía vuelven a enfrentarse como candidatos presidenciales de sus respectivas formaciones, tal y como ocurrió en 2000.

Las autoridades electorales dominicanas abrieron hoy oficialmente la campaña para los comicios presidenciales del próximo 20 de mayo, en los que el expresidente Hipólito Mejía, de la oposición, y Danilo Medina, del oficialismo, parten como favoritos para suceder al gobernante Leonel Fernández.

En las elecciones, en las que se escogerá también al vicepresidente del país y a siete diputados que representarán a los dominicanos en el exterior, podrán votar 6.502.968 electores, de los cuales 328.649, es decir, el 5 % del total del padrón, lo harán en el exterior, dijo el presidente de la JCE, Roberto Rosario, en la audiencia pública realizada para dar apertura al proceso.

El magistrado garantizó la transparencia del proceso que culminará con la elección del sucesor de Leonel Fernández, quien cumplirá el próximo 16 de agosto su segundo periodo consecutivo al frente del Ejecutivo y el tercero de su carrera política.

Votar “es un deber y un derecho”, indicó Rosario, quien señaló que la responsabilidad del órgano que dirige es “crear las condiciones para el ejercicio del mismo”.

Si bien la campaña arrancó hoy de manera formal, desde hace más de un año los partidos políticos locales llevan a cabo un intenso y mediático proselitismo político de cara a los comicios.

Rosario achacó la situación al “desconocimiento de la ley”, pero argumentó que el inicio de las campañas electorales prematuras no es algo nuevo, sino “propio, incluso, de naciones con mayor desarrollo institucional” que la República Dominicana.

El inicio de la campaña electoral permitirá la preparación y organización del acto solemne que merecen los comicios con un tiempo prudente para cursar las invitaciones a las personalidades que corresponda, según ha dicho la JCE.

Los protagonistas del combate electoral serán el candidato del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Danilo Medina, y el expresidente y aspirante por el opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Hipólito Mejía.

A la vicepresidencia optan por la primera formación la actual primera dama del país, Margarita Cedeño, y el político y empresario Luis Abinader.

Medina y Mejía vuelven a enfrentarse como candidatos presidenciales de sus respectivas formaciones, tal y como ocurrió en 2000, cuando el vencedor fue el exgobernante.

Los dos políticos figuran técnicamente empatados en las últimas encuestas de peso dadas a conocer públicamente aunque, como es natural, ambos aseguran que resultarán vencedores, y que no habrá la necesidad de celebrar una segunda vuelta electoral.

En ese sentido, Rosario advirtió, aunque sin citar nombres, de que hasta el próximo 20 de mayo, “ningún partido o candidato se puede considerar ganador; si así fuera, entonces no sería necesaria una elección, sino una proclamación”.

Todos los partidos y candidatos deben, agregó, “procurar el beneficio de la voluntad del elector por las vías y los medios lícitos, y deben competir en pleno conocimiento de las reglas que rigen el mercado electoral dominicano”.

Mientras aumentan los discursos y la propaganda electoral varios sectores, en especial de la oposición, han denunciado el supuesto uso de fondos públicos a favor del candidato oficial.

El movimiento cívico Participación Ciudadana (PC) ha pedido a la esposa del presidente que tome licencia en el Despacho de la Primera Dama para que compita por la vicepresidencia del país en igualdad de condiciones, algo que Cedeño ha dicho que hará, aunque no ha precisado en qué fecha.

En un informe publicado a principios de mes, la entidad señaló que la oficina de la Primera Dama tiene un presupuesto para este año de más de 700 millones de pesos (17,9 millones de dólares) destinados a obras sociales.

Mientras que el PRD asegura que el costo de la propaganda política oficial “se cubre con los impuestos que paga el pueblo”, lo que es rechazo por los oficialistas.